top of page

"ESTAR EN LA CALLE OCUPANDO ES RESISTENCIA."


Con un trabajo contestatario de alguien que conoce el poder del colectivo, la artista Bea Lake se consolida en el Ecofeminismo como una de sus principales banderas.


Nacida en Curitiba, la artista y activista Bea Lake se mudó recientemente a Belo Horizonte. Ella deja en claro que "el Sur no es mi país": ahora prefiere pegar sus obras en otros muros, con aires nuevos. La verdad es que ella es del mundo: sus viajes virtuales, por correo o a pie, por las ciudades, han llevado sus trabajos a muchos lugares. Fue en la capital paranaense donde Bea creció. En un barrio periférico, la Cidade Industrial, dio sus primeros pasos como artista. Más tarde, se graduó en Diseño Gráfico en la PUC-PR y se especializó en Ecodesign.


Sus obras, muy políticas, están presentes en numerosos muros en todo Brasil. Su trabajo va más allá de la condición femenina, ya que Bea también está comprometida con el medio ambiente, y a través del Ecofeminismo se expresa en contra de "las violencias promovidas por el capitalismo, el racismo y el sexismo".


Aquí les presentamos a Bea Lake:


Tu trabajo aborda la temática de la identidad de género, el feminismo y el ecofeminismo. Me gustaría saber cómo esta temática se introdujo en tu vida y posteriormente en tu arte.


Antes de tener lecturas feministas, el feminismo llegó a través de conversaciones con amigas, mujeres, al darme cuenta de las injusticias en la estructura familiar, en la escuela o en el trabajo, y al comprender que lo personal es político. Conectar estas inquietudes con los problemas ambientales fue un proceso orgánico en cierto sentido, ya que siempre he amado estar en la naturaleza, bañarme en ríos y en el mar. Siempre he encontrado la naturaleza mágica, y desde mi adolescencia me fascinaban las noticias sobre cambios climáticos o conflictos hídricos. El concepto que permitió dar nombre a estas esferas de relación surgió cuando un profesor sugirió la lectura de un texto de Leonardo Boff y me llamó la atención el término "ecofeminismo". A partir de ahí, se abrió un portal para mí (risas). En 2016, a través del "Diseño Ecológico", conocí a la diseñadora y activista Bernadete Brandão y a muchas otras personas a través de proyectos colaborativos, ferias y talleres. Fui adentrándome en prácticas y propuestas de construcción más justa, comunitaria y conectada con la naturaleza. Desde entonces, he buscado lecturas y referencias en ese sentido para poder trabajar en la comunicación ecofeminista e interseccional, que denuncia cómo la violencia promovida por el capitalismo, el racismo y el sexismo se refuerzan sistemáticamente contra cuerpos disidentes, mujeres y seres no humanos. (Los textos que estudio y tengo en formato PDF están disponibles en el enlace https://linktr.ee/bealake). Me encontré a mí misma en la representación gráfica de cuerpos y plantas, tanto por sentir mi espiritualidad inseparable de la naturaleza como por ser un cuerpo político que experimenta y percibe las violencias sistémicas. Reconocer que los mensajes que represento son importantes abrió espacio para la aparición de las "Elementales", personajes que sigo creando y que simbolizan este cuerpo-naturaleza, incluyendo a "Suculenta", que es la representación gráfica de una "vagina cactus".



Sé que te dedicas a la pintura, la ilustración y el diseño. Cómo te llevó esto al cartel urbano?

Con el diseño, conocí un poco el universo de las posibilidades gráficas, alimentando mi interés por las pegatinas y los papeles más diversos. También conocí y reconocí la lógica que guía la publicidad y su producción, y cuánto puede ser perjudicial en mensajes e imágenes que refuerzan estereotipos hegemónicos y de hiperconsumo. Comencé a imprimir pegatinas y láminas en 2014, animada por mis amigas, y en ese momento mi dibujo ya proponía cuerpos fuera de los estándares. Las distribuí, intercambié y vendí en ferias y las pegué en mi rutina diaria, en los trayectos en autobús hacia el trabajo, la escuela y la calle. Como pasaba prácticamente todos los días por la misma ruta, comencé a enloquecer al ocupar y observar lo que sucedía con esas imágenes a lo largo de los días, como desgarros y atropellos. Recuerdo que una de las primeras veces que pegué afiches fue con el colectivo "FabulosasCWB", en el que Cristina Pagnoncelli, diseñadora, producía las ilustraciones en fotocopias y serigrafías con mensajes feministas y reunía a mujeres para pegarlos. También a partir de referencias empecé a tener un mayor contacto con el afiche, como tú, Bruna Alcantara, Eve Queiroz pegando en São Paulo, Anne Souza, artista de afiche de Pernambuco, Silvana en Maranhão. Me animé a producir mis propias obras de arte y con el tiempo, conectando con otras personas como Yasmin Faria (VulvaLibre), artista, y Gabriela Giannini, periodista, con quienes en 2018 a través de acciones de afiche y fanzines en protestas en las calles del centro de Curitiba, comenzamos el colectivo que hoy es Basuras. El afiche hizo que mi estudio para pinturas grandes fuera más accesible, por falta de espacio comencé a pintar periódicos pegados en la pared para experimentar, y luego permitir la efimeridad de ese arte original pegado en la calle. En 2019 comencé a tener más contacto con la serigrafía y también utilicé esta herramienta para producir afiches, camisetas, bolsas ecológicas, materiales que pudieran fortalecerme económicamente.


El arte callejero te saca de un espacio privado y te lleva al público. Qué es lo que más te ha gustado de esta relación entre el artista y el espacio público?

Me siento presente al sumar en el entramado urbano, especialmente al compartir reflexiones políticas, feministas y ambientales. Creo que pegar carteles callejeros permite tener autonomía en el mensaje y abre espacio para otras formas de comunicación, más allá de la propia obra de arte que está allí pegada. Hay este cuerpo en la calle, expresando algo mientras otros cuerpos alrededor a veces se quedan con curiosidad o se producen censuras, siento un cosquilleo en el estómago al ocupar. También disfruto de pasear por la ciudad y reconocer a otros artistas, hay carteles de tarot o de préstamos, y todos estamos allí componiendo el escenario.


Sientes que el mercado del arte está limitado a los ejes de Río de Janeiro y São Paulo y esto afecta de alguna manera tu vida como artista paranaense que ahora está en Minas Gerais?

Río de Janeiro y São Paulo son ciudades que, a pesar de la desigualdad, laten con arte, por lo que parecen ofrecer más posibilidades y una mejor remuneración en comparación con otras capitales. Además, existe la oportunidad de establecer conexiones con personas que ya están involucradas en "el mercado", así como acceder a otros artistas de diversas localidades que residen allí. Sin embargo, se sabe que las oportunidades son muy diferentes dependiendo de la trayectoria, raza, identidad de género y también del tipo de arte que se produce y las personas que se conocen, entre otros factores. Como trabajadora autónoma, mi trabajo en diseño/ilustración feminista, por ejemplo, es posible debido a la naturaleza de mi labor, que es digital, remota y autogestionada, con personas en todo el territorio nacional. Además, trato de mantenerme activa en las conexiones con mis compañeras, enviando material de pegatinas por correo y, cuando es posible, viajando a otras ciudades y estados. Esto me ha permitido conocer a muchas artistas increíbles, como Sunsarara en Macaíba-RN. Siendo Brasil un país continental, se pierde mucha diversidad en el arte y la cultura al centralizarse en una región.


La calle, al igual que cualquier entorno, es machista. Cómo afecta esto a tu relación con el arte urbano?

Mi trabajo, al igual que el de muchas mujeres en la calle, sufre cierta censura o atropellos en cuestión de horas. El cuerpo de la mujer y, por lo tanto, su representación a través del arte, siempre han sido colocados en la esfera de lo privado, como propiedad de alguien. También se producen acosos. Si estoy pegando carteles sola o incluso con amigas, nuestro espacio se ve violado con frecuencia, ya que la estructura patriarcal otorga a los hombres cis blancos la legitimidad para abordar a cualquiera en la calle. Dentro de muchos espacios entre "artistas", también se produce esa objetificación o desvalorización de la trayectoria y la producción artística de las mujeres, ya sea en la calle, en eventos o en enfoques en línea. Esto me da aún más ganas de pegar carteles, incluso si es impulsado por la fuerza del odio a veces (risas). Pero la frase "organiza tu rabia" encaja bien en este sentido, estar en la calle ocupando es resistencia, es necesario.


Formas parte del colectivo Basuras. Tengo curiosidad por saber cómo os organizáis y por qué se ha sumado a vuestro proceso artístico la idea de trabajar colectivamente.

Basuras es la actual manifestación de una inquietud constante y colectiva sobre los medios de comunicación, la política y el sistema. Somos un equipo no fijo, autogestionado por proyectos en investigación, ideas y collage. En general, me encargo de la parte gráfica y Gabriela se encarga de la redacción y el audiovisual. Siempre estamos en diálogo y abiertas a otras mujeres para sumar en los proyectos. Una de las cosas más increíbles que veo suceder gradualmente en Basuras es la formación de una red de mujeres que se suman pegando los materiales. Por ejemplo, en Belo Horizonte, está Bárbara Rodrigues, militante del movimiento Olga Benário; en Río de Janeiro, está Felipa Pinheiro, periodista; en Recife, está Bruxa Vandal, artista. En cada acción o proyecto, vemos a Basuras llegar a ciudades a las que a veces nunca llegamos en persona, sino a través del collage, del mensaje. En este sentido, entre los materiales realizados en 2020, destaco el de comunicación para informar y combatir las noticias falsas y omisiones del actual gobierno sobre el COVID-19; realizamos una Convocatoria Abierta por el Aborto Legal, recibimos materiales de 24 artistas y colectivas de diversos estados de Brasil: Bahía, Paraná, Pernambuco, Rio Grande do Norte, Ceará, Santa Catarina, Amapá, São Paulo, Rio Grande do Sul, Río de Janeiro y Minas Gerais. A partir de los materiales recibidos, montamos una exposición online y una acción de collage que cubrieron las pantallas y las calles de diversas ciudades, con personas autoorganizándose para sumarse a estas reivindicaciones colectivas. Como buena acuariana, me gusta pensar en la revolución mundial anticapitalista y feminista. Muchas veces sentía que quería hacer cosas y "no tenía" el conocimiento o las herramientas. Creo que si hay personas cercanas sumando, resonando en la misma intención y motivándose como grupo, es muy poderoso.


Cómo ha sido sobrevivir como mujer artista en el desgobierno actual de Brasil?

Como artista independiente, pagadora de alquiler y facturas, necesito mantenerme activa. Cuento con redes de apoyo en la promoción en redes sociales y con Valejo, un sitio web organizado por y para personas LGBT para vender arte original. También he estado trabajando en intercambios de servicios con otras mujeres autónomas, una forma de fortalecernos financieramente. Siendo una artista de collage callejero, estar en la calle es sentir que me estoy moviendo a pesar del momento paralizante que atravesamos. Sigo pegando y creando proyectos en torno a eso, precisamente porque es un trabajo artístico y político. Creo que en ese sentido, también hago el arte de animar a otras mujeres a ocupar, a crear conexiones de microacciones locales posibles. Como sucedió en el último 8M en coordinación en línea con las compañeras de Belo Horizonte, creamos y pusimos a disposición materiales digitales e impresos para que más mujeres pudieran pegar y descentralizar el mensaje de nuestra lucha.


コメント


bottom of page