top of page

Sí Anne, la calle es nuestro lugar!

Con la inocencia de quien comienza a dibujar desde pequeña, siguiendo los rasgos de su hermana, Anne Souza cautiva las miradas de quienes la encuentran por las calles de las ciudades.


Principalmente en Recife -donde nació- y en Olinda, donde vive. Su obra, que lleva una estética casi ingenua, ingenua, no tiene nada: es un torbellino de emociones de una mujer, madre, negra, que intenta resistir el caos social preestablecido.


Después de pasar años tratando de ganarse la vida a través de la moda, fue en el arte -y especialmente en el street art- donde Anne encontró la mejor manera de expresarse: "ahí es donde me encontré. ser una buena manera de mostrar las minas que la calle es también nuestro lugar".

Más de 10 años en la escena y con reconocimiento nacional, podemos decir que sí, Anne, ¡este también es nuestro lugar! Para aquellos que tenían curiosidad, lean las sabias palabras de este artista, especialmente para #MinaQueLambe, solo en Lambes Brasil.



Foto: acervo pessoal
Anne, voy a empezar haciéndote una pregunta de madre a madre: cuáles son los mayores desafíos de ser una madre artista? Ha cambiado algo en tu arte y/o en tu proceso artístico después de la maternidad?

MUCHAS COSAS!!! No hay manera de no cambiar, cambié mucho física y psicológicamente. Primero, este fue el cambio, pero la maternidad tuvo un gran impacto en mi producción: mi tiempo e inspiración tuvieron que esperar a que la cría creciera más para poder producir. Con el tiempo comencé a regresar, volví a los eventos de graffiti, hacía más pinturas que licks. También hice otras cosas, como lienzos y tal.

Tuve el privilegio de tener un compañero que siempre me dio fuerzas. Cuando iba a participar en eventos, iba él y también João, que durante un tiempo fue conocido como "niño de la calle" (risas). Siempre estaba en los picos. Resistimos! A veces golpea el mal viaje, pero pronto lo enfrentamos y seguimos adelante.


Cuál fue tu primer contacto con el arte? ¿Siempre te consideraste artista o surgió de adulto?

Empecé desde pequeña viendo a mi hermana dibujar y pintar. Cuando comencé a ver lo que me gustaba y cuando comencé a tomar contacto con más cosas relacionadas con el arte, fue cuando me di cuenta de que esto era lo que me gustaba y eso era lo que quería trabajar. Me tomó un tiempo percibirme como un “artista”.


Llevo unos años siguiendo tus redes sociales y he visto que además de carteles y cuadros, has hecho otros objetos para la venta, como camisetas y taburetes de madera. Te resulta problemática esta comercialización del arte, de tu obra disponible de una manera más comercial?

No lo veo mal, porque hoy ya vemos que el arte es una obra. Hay que pagar las cuentas (jajajajaja). Antes ser artista era como algo místico. Ahora, ya nos damos cuenta de que el arte está trabajando duro, sin dejar de ser un acto político. Entonces, creo que también es una forma de que las personas que siguen y disfrutan de mi trabajo tengan la oportunidad de tener algo mío en casa. Hay gente que me encuentra en la calle, porque vieron un cartel mio y vienen a mi instagram y dicen "que maravilla hermana, encontre tu trabajo. Hermana, vi un cartel en tal lugar" y luego quieren para comprar un poster para poner en la pared o una remera para andar todos felices con un arte mio en el pecho. Creo que esta posibilidad es enorme. Sin dejar las peleas de lado.


El arte callejero te saca de un espacio privado y te lleva al público. Qué es lo que más te ha gustado de la relación de este artista con el espacio público?

Anne Souza ao centro e Filipe Gondim acima

Yo creo que es la adrenalina de estar en la calle, de tomar mi lugar en la calle y exponer mis ideas, mi interior, mis luchas a la gente y es muy gratificante recibir mensajes de alguien que pasaba y vio un cartel mio y cómo eso cambió la rutina ese día.


Pero lo que me hace sentir más instigada a resistir es ocupar espacios y sobre todo ocupar espacios como artista mujer. La escena del arte urbano aquí es muy masculina y además siempre son “los mismos”. Entonces, sacar mis obras a la calle también es eso: ¡ocupar y mostrar que yo también puedo! Además de ser un referente para las chicas que quieren pegar, que al ver que hay otras ahí, piensan "por qué no puedo yo también?".


Quiénes han sido tus mayores referentes estéticos/artísticos en el universo lambe-lambe?

Cuando empecé, no veía muchas mujeres aquí. Una mina que fue y sigue siendo una gran referencia en lambe es NEGAHAMBURGUER (antes la artista y tatuadora Evelyn Queiroz, que actualmente firma como Eve Queiróz), que es una mujer negra súper maravillosa de São Paulo. Su trabajo es asombroso! Vi sus carteles y pensé "por qué no, eh?". También creo que gracias a la diosa, la escena ha cambiado mucho. Hoy hay varias mujeres pegando y eso es genial, estoy muy feliz de ver colectivos lambe-lambe en varios lugares de Brasil.


Sientes que el mercado del arte está restringido a los ejes Rio / São Paulo y eso interfiere de alguna manera en tu vida como artista?

Creo que ese eje todavía existe, sobre todo para los centros culturales, los sitios de exhibición. Pero veo que esto también está cambiando. En la escena lambe-lambe, veo artistas en varias regiones. El tipo norte-noreste tiene artistas increíbles.


Foto: acervo pessoal


Además ser mujer negra, artista, hace de su cuerpo un acto político. Qué importancia tiene este cuerpo político en su arte?

¡Importa mucho! Aquí, la gran mayoría del arte urbano es blanco y masculino. Entonces, ser mujer artista y aún negra es resistir aún más. Lo pienso mucho y concluyo: "Levántate, nena! Vamos a prender fuego a las paredes hoy?!"


Kommentare


bottom of page